Destacados

Habilidades blandas en el mundo de hoy

De seguro que si eres de las personas que ha entrado al mercado laboral o está inmerso actualmente en la búsqueda de un trabajo formal habrás escuchado de las habilidades blandas en el mundo de hoy, además de las habilidades duras. Pero, ¿qué es eso? ¿Para qué sirve? ¿Cuáles posees? ¿Aplica solo al mundo laboral o la práctica de estas mejoran mis relaciones interpersonales? Todo esto y más podrás aprenderlo aquí. Continúa escuchando.

Habilidades blandas en el mundo de hoy

#043 - Habilidades blandas en el mundo de hoy 

 

Hola, bienvenidos a Español Con Todo, un podcast con curiosidades y temas interesantes para nativos y estudiantes de español. No te olvides, la transcripción completa y gratuita de este episodio la encuentras en el blog espanolcontodo.com

Publicidad --

Más de 20 países tienen como idioma oficial el español. Es el segundo idioma más hablado en el planeta. Imagínate viajando por el mundo, aumentando tu grupo de amigos, cambiando o ascendiendo en tu trabajo incluso, conociendo el amor de tu vida usando el idioma Español. Suena bien, ¿verdad? 

Si eres de los que sueñan en conocer el universo hispano no pierdas la esperanza, esto puede ser posible con una buena preparación. Así que, ven con nosotros y aprende español con profesora nativa. 

Escribe ahora mismo al whatsapp: código internacional 57, 317 215 3583, código internacional 57, 317 215 3583 y agenda una clase de prueba completamente gratis con la profesora y presentadora de español con todo, Luddey Florez. 

¡Pero corre, que los cupos son limitados para los 5 primeros interesados! Más información en la transcripción de este episodio. 

Habilidades blandas en el mundo de hoy - Transcripción 

A medida que iba leyendo el libro “¡Sálvese quien pueda!”, de Andrés Oppenheimer, que avizora el futuro del trabajo en la era de la automatización, que, por cierto, está fascinante y me resulta revelador, iba pensando en la necesidad de los seres humanos de reinventarse a nivel profesional, sobre todo, a nivel personal, ya que, como es de esperarse, los futuros empleos requerirán dominio de habilidades que hace unos años eran insospechados.

A modo de ejemplo, observo que en el sitio web “Gestión” hacen referencia de la siguiente información: a finales del 2018 la Universidad de Memphis propuso que la resolución de problemas en colaboración sería la habilidad más importante en las próximas décadas.

"La resolución colaborativa de problemas es una habilidad esencial en la fuerza laboral y en la comunidad, porque muchos de los problemas que se enfrentan en el mundo moderno requieren que los equipos integren los logros del grupo con el conocimiento idiosincrásico de los miembros del equipo", explican los investigadores de dicha casa de estudios.

Una idea llevó a otra y aquí estoy compartiendo contigo un tema que, posterior al Covid 19, pasó a ser en el mercado laboral la joya de la corona y que, poco a poco, comenzará a vincularse de forma más implacable hasta hacerse indispensable en el mundo laboral de las personas en edad productiva.

Pero, antes de adentrarnos en el tema, sería prudente conocer dos definiciones que usaremos a lo largo de este episodio. Uno es habilidad y el otro es competencia: Según el diccionario de la Real Academia Española la palabra “habilidad” significa capacidad y disposición para algo y cada una de las cosas que una persona ejecuta con gracia y destreza. Por otro lado al buscar la palabra “competencia” se encuentra: “Pericia, aptitud o idoneidad para hacer algo o intervenir en un asunto determinado”.

Entonces, recordemos que, desde que éramos niños en la escuela, nuestros padres y maestros nos animaban a estudiar con empeño para aprender y sacar las mejores notas. Luego en la universidad, muchos recordarán que las competencias en algunas asignaturas eran feroces y que, así mismo, los profesores eran enfáticos en hacernos entender que los conocimientos adquiridos serían determinantes para alcanzar el éxito.

En definitiva, la formación académica, el dominio de saber técnico, experiencia en manejo de programas o softwares específicos, pericia en control de maquinarias, idiomas, entre otros elementos son las denominadas habilidades duras, también conocidas como habilidades técnicas o “hard skills”. Según el sitio “ionos.es” son los conocimientos que se han adquirido mediante formación reglada o mediante experiencia profesional, de modo que son fáciles de demostrar. 

Pues bien, eso no es que pierda valor hoy en día, pero ha comenzado a ganar prestigio entre los reclutadores y encargados de recursos humanos esas habilidades que se les denomina habilidades blandas. Hacen referencia a las habilidades interpersonales y sociales que posee la persona que opta al puesto de trabajo. Estas habilidades blandas se manifiestan en las diferentes formas con las que alguien se relaciona e interactúa con los demás.

Estas competencias no se aprenden en el ámbito académico, sino que son adquiridas a lo largo de la vida de la persona, en su día a día. Además, están directamente relacionadas con el concepto de inteligencia emocional y están condicionadas por la personalidad de la persona y por el desarrollo de sus habilidades sociales, información aportada por el sitio web “psicología y mente”.

Creo que no es necesario resaltar la importancia de estas en el mercado laboral y fuera de él. La realidad es que la presencia y uso de las habilidades blandas va mucho más allá de un cargo o puesto de trabajo. Según el sitio “psicología online” personas con las habilidades blandas positivamente desarrolladas suelen ser personas más felices, con una conducta pro-social y con un muy buen nivel de salud.

De este modo la creatividad, la resolución de problemas, trabajo en equipo, flexibilidad, iniciativa, responsabilidad, inteligencia emocional, son solo algunas de las competencias o habilidades calificadas como blandas o “soft skills” que todo individuo debería desarrollar en su día a día y en su práctica profesional, social y personal.

En el plano laboral, la empresa “Adecco”, una de las mayores empresas de recursos humanos con sede principal en Zurich-Suiza, que cuenta con 5200 oficinas en más 60 países alrededor del mundo, nos acerca a conocer cuáles son las 10 habilidades blandas más demandadas para un trabajo del futuro en un mundo post pandémico, estas son según los expertos:

  1. Comunicación 
  2. Gestión del tiempo 
  3. Inteligencia emocional 
  4. Adaptabilidad 
  5. Pensamiento creativo 
  6. Empatía 
  7. Organización 
  8. Colaboración y trabajo en equipo 
  9. Resolución de problemas 
  10. Liderazgo
Pero el asunto no queda solo asociado al mundo laboral, es más, en general una persona puede trabajar sus habilidades cognitivas o conocimiento de teorías, incluso, formación académica, pero cada vez está siendo más relevante y pertinente el manejo de habilidades blandas para el éxito de una persona en cualquier ámbito y, sin duda, la pandemia puso esto de relieve. Por ejemplo, en los momentos más difíciles de aislamiento o ante la incertidumbre que muchos vivenciamos el año pasado nuestra creatividad, toma de decisiones, resolución de conflictos, pensamiento crítico, entre otros, se presentó en nuestro actuar, se hizo presente o ausente. Definitivamente algo para pensar.

Ya en el ámbito educativo las habilidades blandas han tomado un papel destacado también, llamándoles de destrezas o habilidades del siglo XXI, que plantean ser lo contrario al enfoque de aprendizaje que solo invita a memorizar o a adquirir conocimiento sin crear vínculos poderosos desde lo emocional. Definitivamente el manejar las habilidades blandas es una necesidad.

Especialistas, como el escritor y periodista Paul Tough, señala en su libro “How children succeed” (Cómo triunfan los niños), la necesidad de comenzar cuanto antes a trabajar en las llamadas habilidades blandas para impulsar un mejor futuro para los niños.

Al preguntar: ¿Por qué algunos niños tienen éxito de adultos y otros no? El autor plantea la hipótesis de que las habilidades no cognitivas, como la persistencia y la confianza en sí mismos, son aún más determinantes para alcanzar el éxito que la capacidad intelectual por sí sola.

Por otro lado, en el XIII Foro latinoamericano de educación, en 2018 de la Fundación Santillana, Mariana Maggio, Doctora en Educación de la Universidad de Buenos Aires, planteaba la necesidad imperiosa de abordar las habilidades del siglo XXI, desde el aprendizaje. Explicaba los inicios, daba planteamientos precisos de orígenes y cambios.

Algo que me parece muy pertinente rescatar de lo que la autora abordaba eran las diferentes realidades que, en los espacios de aprendizaje, están observándose. Por ejemplo, antes de la era de internet era casi un lujo poseer una computadora, ya al llegar la era de la tecnología el boom del uso de dispositivos electrónicos se transformó en una parte determinante de la planificación y de una clase. Facilita el proceso, pero también puede comprometer la discusión, la construcción de saberes entre los participantes y la toma de decisiones, porque ya todo se sabe al buscar en Google, por ejemplo.

Evidentemente esto revela nuevos retos para el proceso enseñanza-aprendizaje. ¿Cómo y qué enseñar que los estudiantes ya no crean saber, si ya lo tienen tan a la mano? ¿Qué estrategias aplicar para destacar estas tan importantes habilidades que se requieren en las nuevas generaciones?

Maggio apunta, en el texto su propio análisis en base a los marcos de enseñanza, que allí plantea, recalca como una competencia imprescindible, la comprensión, aspecto en el que precisamente salieron aplazados estudiantes de más de 70 países, según el examen internacional PISA aplicado por la OCDE (Organización para la cooperación y el desarrollo económico) en 2018.

Los resultados alarmantes, cabe destacar, subrayan la incompetencia a nivel de reconocimiento del mundo de información que está, por ejemplo, tras la pantalla, lo que pudiese resultar catastrófico si consideramos que hoy en día, a través de las redes sociales y tecnología, se divulgan millares de informaciones, se escoge un presidente, por ejemplo, basándonos en lo que se lee o se encuentra en redes sociales, gracias a informaciones falsas o a desinformación.

Serres 2013 lo plantea claramente:

“Estos niños viven, pues, en lo virtual. Las ciencias cognitivas muestran que el uso de la Red, la lectura o la escritura de mensajes con los pulgares, la consulta de Wikipedia o Facebook no estimulan las mismas neuronas ni las mismas zonas corticales que el uso del libro, de la tiza o del cuaderno. Pueden manipular varias informaciones a la vez. No conocen ni integran, ni sintetizan como nosotros, sus ascendientes. Ya no tienen la misma cabeza. Por el teléfono celular acceden a cualquier persona; por GPS, a cualquier lugar; por la Red, a cualquier saber: ocupan un espacio topológico de vecindades, mientras que nosotros vivíamos en un espacio métrico, referido por distancias. Ya no habitan el mismo espacio. Sin que nos diéramos cuenta, nació un nuevo humano, durante un intervalo breve, el que nos separa de los años setenta”.

También ocupa especial mención por parte de Maggio la comprensión del otro, que incluye la empatía y reconocimiento del otro como sujeto importante y componente de la sociedad en la que nos desenvolvemos.

Otra habilidad blanda que resulta incuestionable de fortalecer, desde el ambiente pedagógico, resulta la comunicación como medio en la vida individual y colectiva, ya que para comprender al otro hay que comunicarse con el sujeto.

Además, se encuentra la colaboración como una habilidad no cognitiva resaltante, de acuerdo con la doctora Maggio, donde vincula autores y al mismo tiempo denota la trascendencia hasta en un mundo multicultural y migrante, donde la comunicación resulta mecanismo de supervivencia, lo que no es ni excesivo, ni trágico, desde mi punto de vista, sino completamente idóneo considerando nuestra realidad actual. Enumera tipos de comunicación como la expresiva, argumentativa, narrativa, multimedia, coral y ética.

La creatividad, otra de las competencias que alude la autora trae consigo de forma implícita. Desde mi punto de vista un desafío ya que, hoy en día, las escuelas, en menor medida que antes, generan estudiantes que solo piensan de forma uniforme para una era de producción en masa, tal vez, eso puede verse más alterado por los cambios y la rapidez tecnológica, o ¿tal vez no?

El pensamiento crítico, sin duda, conlleva buena parte de otro reto para la enseñanza y el aprendizaje, aunque bien vale la pena querer formar individuos que cuestionen, contradigan y generen conflictos, pero a la larga esto es lo que puede generar seres más integrales y menos susceptibles de chantajes y manipulaciones en la sociedad donde se encuentren.

Según el estudio "The future of education and skills" (Education 2030) de la OCDE, estas son las Habilidades del Siglo XXI que necesitan los estudiantes para sobresalir en un mundo competitivo
:

Habilidades cognitivas 

  • Pensamiento crítico 
  • Pensamiento creativo 
  • Aprender haciendo 
  • Resolución de problemas 
  • Planeación y organización 
  • Análisis y evaluación de estrategias

Habilidades emocionales y sociales

  • Empatía 
  • Colaboración 
  • Trabajo en equipo 
  • Autoeficacia 
  • Adaptabilidad

Habilidades prácticas y físicas 

  • Uso de dispositivos tecnológicos 
  • Uso de nueva información
Ya a título personal, considero que es pertinente agregar algunas habilidades blandas que, sin duda, son constructos también de la personalidad humana:

Inteligencia emocional 

De acuerdo con el sitio de “Harvard Business School Online” la inteligencia emocional se define como la capacidad de comprender y gestionar sus propias emociones, así como de reconocer e influir en las emociones de quienes le rodean. El término fue acuñado por primera vez en 1990 por los investigadores John Mayer y Peter Salovey, pero luego fue popularizado por el psicólogo Daniel Goleman.

Este mismo científico, Goleman, destacó la importancia de la inteligencia emocional en el liderazgo y dijo a Harvard Business Review que “los líderes más efectivos son todos iguales en una forma crucial: todos tienen un alto grado de lo que se conoce como inteligencia. No es que el coeficiente intelectual y las habilidades técnicas sean irrelevantes. Importan, pero ... son los requisitos básicos para los puestos ejecutivos ".

Al mismo tiempo esta inteligencia posee cuatro componentes que la constituyen: Conciencia de sí mismo, autogestión, conciencia social, gestión de relaciones.

Resiliencia 

Como otra habilidad blanda incuestionable fue el tema de hace unos episodios aquí. Se llamaba “Resiliencia en tiempo de crisis”, para conocer más de este entra al blog espanolcontodo.com y consigue el enlace en la transcripción de este episodio.

Ante todo este panorama de asuntos tan personales, la pregunta que salta a la luz es: ¿cómo fomentar estas habilidades en mí misma? La respuesta no es sencilla, ni corta, pero enfocarse en un trabajo personal acompañado por un psicólogo es un comienzo, sin duda.

Y tú ¿Cómo crees que puedes fortalecer estas habilidades en ti mismo o en ti misma?


¿Te gusto este artículo? Ayúdanos a mantenernos en el aire y a producir más contenido como este. Puedes apoyarnos de diferentes formas. Infórmate en el blog espanolcontodo.com.


Créditos   Box Cat Games - Mt Fox Shop
John Bartmann - Tupac Lives
Walking the Dog - Silent Partner
Jingle Punks - Speakeasy in Crescent City

0 comentários:

Publicar un comentario