Destacados

La Historia de las Palabras

¿No te ha pasado que estás hablando español, leyendo y te preguntas el origen de la palabra que estás usando o que leíste? A mí sí me ha pasado. Algo que muchos saben, es que el origen de las palabras, particularmente en español proviene del latín, del griego, del árabe, en fin, muchas tienen orígenes llamativos y a mí siempre me ha gustado saber el porqué de las cosas.

Y el asunto tomó un poco más mi interés cuando me encontré de frente con el libro "La fascinante historia de las palabras" de un escritor uruguayo, Ricardo Soca, que me gustó mucho y decidí compartir algunas palabras que me parecieron de un origen curioso y al mismo tiempo interesante.


Mujer con las manos en un libro

#009 - La Historia de las Palabras 

La Historia de las Palabras - Transcripción 

Hola, bienvenidos a Español Con Todo, un podcast en español con transcripción de historias interesantes, sugerencias de libros, vocabulario y más. Estudiar español a nivel intermedio avanzado ahora es más fácil con nuestro podcast.

Aquí también podrás despejar dudas, para eso basta con escribirlas en los comentarios al final de la transcripción.

Escucha, al final puedes comentarme si este origen lo sabías o que creías de la palabra. Comencemos.

Absurdo

Proviene de absurdus palabra con la que los latinos calificaban todo aquello que fuera contrario a la razón, disparatado o irracional. Este vocablo que era usado en alto latín para designar los sonidos desagradables al oído, se formó mediante la partícula ab (de) y el adjetivo surdus (sordo).

Como vemos, la palabra usada inicialmente para referirse a una deficiencia de la función auditiva, la sordera, fue adquiriendo otros significados tales como desagradable, disparatado, inepto e inútil.

Esta curiosa referencia metafórica al sentido del oído para referirse a funciones intelectuales ocurren en español también en otras palabras, como "discrepar", otra palabra que conoceremos más adelante.

Carnaval

Es el nombre del período de tres a cinco días que, para los católicos preceden al comienzo de la cuaresma y, principalmente, el de la fiesta popular que se celebra en tales días, que consiste en bailes de máscaras, disfraces, comparsas y otros regocijos bulliciosos.

En cuanto al origen de la palabra, los autores coinciden en señalar la palabra italiana carnevale que proviene del antiguo carne levare (quitar la carne), porque después del carnaval los católicos inician el período de cuaresma, cuarenta días durante los cuales no se come carne.

Chiste

Los cuentos “agudos y graciosos”, que frecuentemente tienen connotaciones picarescas o abiertamente sexuales, antiguamente eran contados en voz baja, entre cuchicheos, principalmente en presencia de personas del sexo opuesto, un recato que en otras épocas eran mucho más acentuado que hoy.

Para designar estas historias, inicialmente las obscenas, surgió la palabra chiste derivada del verbo chistar, que en los orígenes de nuestra lengua tenía el significado de cuchichear o “hablar en voz baja” o también “emitir un sonido con intención de hablar”. Chistar es una voz de formación onomatopéyica que proviene del sonido “sst” usado para llamar a las personas o para imponer silencio.

Discrepar

La fascinante historia de las palabras nos muestra cómo, a lo largo de los siglos, las palabras suelen encontrarse, separarse y enfrentarse tal y como lo hacen los seres humanos, por los caminos más sorprendentes e inesperados.

El caso de discrepar y “crepitar” es un buen ejemplo de esta afirmación. ¿Cuál puede ser la relación entre disentir de las ideas de otra persona y el sonido de la leña en un buen fuego invernal?

Pues quién discrepa está disonando, sonando diferente. Tanto discrepar como crepitar se derivan del latín crepare qué significa “crujir, dar un chasquido”.

Favela

Es voz nacida en el idioma portugués de Brasil que ha sido incorporada a nuestra lengua.

Los barrios pobres, qué son cada vez más una nota típica de las ciudades latinoamericanas han tenido varios nombres a lo largo del siglo 20, desde las callampas de Quito y Santiago, las villas miseria en Buenos Aires, y los cantegriles de Montevideo, hasta los tugurios de Bogotá, los barrios de Caracas y las favelas de Río de Janeiro. Curiosamente este último término, originado en el idioma portugués de Brasil, ha recibido el espaldarazo del diccionario de la lengua española, que lo registra con marca de voz americana aunque la palabra es ampliamente usada también en los periódicos peninsulares.

Pero la palabra favela es objeto de discusión de los lingüistas brasileños. Como se sabe, los barrios pobres cariocas se extienden en la falda de los montes que se distribuyen por toda la ciudad, una de las metrópolis de orografía más abrupta del mundo, y son visibles desde lejos como gigantescos panales, favo en portugués y, aunque menos usado, también en español.

Otros buscaron el origen de este vocablo en el latín favílla (ceniza caliente) en alusión al aspecto que ofrecen estos barrios por la noche, colmados de lucecillas que parecen fuegos encendidos en las faldas de los montes.

Gracia

En su primera acepción, designa “la cualidad o conjunto de cualidades que hacen agradable a la persona que las tiene” esto, según el diccionario de la Real Academia Española.

En la época de nuestros abuelos se acostumbraba preguntar ¿Cuál es su gracia? lo que significaba ¿cómo se llama usted?. Esta costumbre proviene de la ceremonia del bautismo de los católicos, por la cual el individuo se hace cristiano y según la fe religiosa, recibe la gracia de Dios y junto con la gracia, el nombre. La palabra latina gratia es un derivado de gratus (grato, agradecido).

Hamburguesa

En la apacible ciudad de Hamburgo, en el norte de Alemania, las hamburguesas no son consideradas una comida de origen local sino una moda procedente de los Estados Unidos y por tal razón son llamadas por su nombre en inglés hamburger.

En realidad, el bife hecho con carne molida y huevo fue creado a comienzos del siglo XVIII por marineros alemanes, precisamente en el puerto de Hamburgo, y, desde allí, los emigrantes que partieron dos siglos más tarde lo llevaron a los Estados Unidos, principalmente a Nueva York, donde surgió la costumbre de hacer con él un emparedado, que en el nuevo mundo se llamó hamburger.

Y fue con este nombre que el antiguo bife de los marineros de Hamburgo volvió a Alemania como un emigrante que retorna triunfante a su país natal, con otro nombre y nuevas ropas.

En los países anglohablantes, esta etimología fue desconocida durante mucho tiempo, pues se creía que la sílaba ham, que en inglés significa jamón, se refiriese a ese producto porcino. A pesar de que las hamburguesas no llevan jamón, esa creencia se vio favorecida por los nombres de otros emparedados semejantes que se difundieron desde los Estados Unidos tales como cheeseburguer o eggBurger.

¿Curioso el origen de estas palabras no? ¿Qué otras palabras en español les conoces el origen? Cuéntame en los comentarios.

Por el día de hoy finalizamos, lo único que me queda recordarte es que si te gusto el programa te suscribas a él (si aún no lo has hecho), desde la plataforma donde estés escuchando: itunes, spotify, google podcast, tunein, ivoox, stitcher, iheart, entre otros.
O si no ya sabes que siempre te recomiendo que te suscribas directamente al blog espanolcontodo.com, sin la ñ, y así estarás al día de todos los contenidos de este podcast.

Créditos

Presentación y texto: Luddey Flórez
Edición: Raul Lima

Música de fondo

0 comentários:

Publicar un comentario